7 señales de un módulo de control de transmisión defectuoso – Carcody

7 señales de un módulo de control de transmisión defectuoso – Carcody

Módulo de control de transmisión

Su vehículo tiene varios sistemas eficientes que hacen que funcione como lo hace. Estos sistemas deben trabajar en colaboración al mismo tiempo para garantizar que el automóvil se conduzca de la manera que usted desea. El módulo de control de transmisión, o TCM, es una parte integral del sistema de comunicaciones. Transmite mensajes entre los diversos sistemas para identificar las diferentes configuraciones que necesita usar su transmisión.

El TCM también es responsable de vigilar de cerca la transmisión del automóvil para garantizar que funcione según lo previsto en todo momento. Estas son dos responsabilidades muy grandes, lo que hace que TCM sea uno de los componentes más importantes de su motor. Su módulo de control de transmisión debe ser capaz de disparar todos los cilindros del motor mientras conduce. Esta es la única forma en que puede encargarse de las cosas responsables de mantener su transmisión en buen estado.

A veces, los contratiempos menores en un TCM pueden hacer que su transmisión sufra daños o funcione de manera ineficiente. Es por eso que debe verificar el dispositivo de vez en cuando para ver si requiere reparación o reemplazo. Esta guía lo guiará a través de los diversos signos y síntomas de un módulo de control de transmisión defectuoso y los pasos que puede seguir para solucionarlo.



Señales de que su módulo de control de transmisión no funciona

Módulo de control de transmisión

1. Verifique que la luz del motor esté siempre encendida

La luz de control del motor se puede encender durante períodos prolongados por una amplia variedad de razones. También puede significar que su módulo de control de transmisión está fallando. Sabrá que algo anda mal, especialmente si tiene problemas para cambiar de marcha con la luz encendida en el tablero.

Otras razones para la luz de verificación del motor además de la falla del módulo de control de la transmisión son la falla del sensor de oxígeno, el bajo consumo de combustible, la tapa de combustible suelta, la falla del sensor de flujo de aire masivo, la falla del convertidor catalítico, bobina de encendido problemas, fallas en las bujías, problemas con la alarma del mercado de accesorios, cables de bujías defectuosos y una fuga de vacío.

2. Cambio errático

Los cambios erráticos o impredecibles son algo que debe tener en cuenta junto con la luz de verificación del motor. Esto significa que hay algún problema con el módulo de control de la transmisión de su vehículo. El módulo de control de la transmisión en mal estado puede resultar en un cambio involuntario e incorrecto ya que la transmisión automática de un vehículo se basa únicamente en el módulo de control de la transmisión.

Es posible que deba visitar un taller de carrocería o un mecánico a menos que su automóvil tenga una opción de anulación manual. Esto será necesario para reemplazar o reparar el módulo de control de la transmisión antes de que pueda dañar el motor.

3. Problemas con marchas más altas

Su transmisión debe cambiar sin problemas a velocidades más altas de manera rápida y eficiente cuando aumenta gradualmente la velocidad de su automóvil. Esto es importante para acelerar y conducir su automóvil en caminos cuesta arriba. Notará que las RPM del motor de su automóvil siguen aumentando en lugar de cambiar sutilmente mientras hace el cambio ascendente.

Cada engranaje tiene una velocidad máxima dentro de ese punto en particular. Es posible que no pueda alcanzar la velocidad necesaria en tal caso. Esto puede ser problemático en ciertas situaciones. Por ejemplo, si conduce cuesta arriba, necesita una aceleración rápida para mover el automóvil hacia adelante. Del mismo modo, en la autopista, debe conducir a una velocidad particular para ser seguro y rápido.

4. Problemas con los cambios descendentes

Los problemas con el módulo de control de la transmisión no se limitan a cambios ascendentes y velocidades más altas. También pueden ocurrir problemas cuando intenta reducir la marcha. Su vehículo puede fallar al cambiar a una marcha más baja cuando desea adelantar a un vehículo que se mueve lentamente y pisar el pedal a fondo. El automóvil intentará acelerar sin acelerar realmente rápidamente.

El mismo problema también puede ocurrir en caminos cuesta arriba. Su transmisión debe estar a una velocidad más baja cuando viaja a alta velocidad y desea reducir la velocidad. Por ejemplo, la transmisión automática debería llegar automáticamente a la primera marcha cuando su automóvil se detiene por completo.

Un módulo de control de transmisión defectuoso no permitirá que su automóvil se detenga. Permanecerá en alta velocidad. Esta es una de las formas más fáciles de saber que hay algún problema con el módulo de control de la transmisión. Su automóvil permanecerá en alta velocidad y no se detendrá cuando intente reducir la velocidad.

5. No se puede cambiar de marcha

Es probable que su módulo de control de transmisión no pueda repararse si los engranajes están atascados en un lugar en particular. Por lo general, el engranaje no avanza desde el primero en tal situación. El engranaje también se puede atascar en punto muerto. Esto significa que la transmisión no cambiará hacia arriba o hacia abajo, y su automóvil esencialmente no se moverá de su lugar.

6. Cambio lento

El módulo de control de la transmisión necesita pasar por varias marchas a la vez para poder cambiar las velocidades y las marchas de su vehículo. Este ciclo no es tan rápido ni eficiente cuando tiene un módulo de control de transmisión defectuoso. Hace que los engranajes se muevan demasiado despacio, lo que puede provocar un rendimiento y una aceleración deficientes del motor. Su motor funcionará a una capacidad subóptima, lo que eventualmente afectará otras partes y componentes.

El rendimiento de los cambios puede empeorar cuando se aproxima a una colina o intenta tirar de cargas pesadas. Esta es otra forma de saber que el módulo de control de la transmisión ya no funciona como se supone que debe hacerlo.

7. Eficiencia de combustible inadecuada

El consumo de combustible deficiente y la economía de combustible deficiente son signos comunes de un sistema de transmisión defectuoso o roto. Por lo general, el módulo de control de la transmisión es responsable del bajo consumo de combustible. Los motores de transmisión automática están diseñados para una selección y sincronización de marchas suaves y rápidas. Estos son necesarios para proporcionar el millaje de gasolina más eficiente y la mejor economía de combustible posible.

Su motor y sincronización pueden verse afectados si tiene un módulo de control de transmisión que está dañado o estropeado. El motor tendrá que trabajar más de lo normal y se sobrecalentará. Al mismo tiempo, no habrá ninguna mejora en el rendimiento. Esto puede hacer que el motor utilice más combustible del necesario. No solo es costoso para sus bolsillos con los frecuentes llenados del tanque, sino que también es malo para el vehículo.

Costos de reemplazo y reparación

Cuesta entre $ 500 y $ 900 reemplazar un módulo de control de transmisión. Las piezas para el módulo de control de la transmisión cuestan entre $450 y $700. Debe esperar pagar los costos de mano de obra hasta $200. De hecho, debe preguntarle a su mecánico cuáles son sus tarifas de mano de obra por hora solicitando un nuevo TCM en línea.

Una parte significativa del costo se orienta a expensas de las piezas. Los costos de reemplazo y reparación también pueden variar mucho según la marca y el modelo del automóvil. No olvide tener en cuenta los impuestos y las tasas que se añadirán al coste total.

Reparar un módulo de control de transmisión puede ser una opción estelar y también económica a corto plazo. Generalmente, las reparaciones son al menos un tercio del costo de reemplazo. Debería esperar pagar alrededor de $ 300 en promedio para reparar un TCM normal. Sin embargo, sería mejor si lo reparan mecánicos sólidos y capacitados. Puede ser arriesgado si el TCM no se repara correctamente. Asegúrese de que lo repare alguien que ofrezca una especie de garantía.

Además, es posible que su mecánico local no pueda reparar el TCM correctamente. Es posible que tengan que enviarlo a una ubicación no local. Esto podría llevar más tiempo. Si no puede prescindir de sus ruedas, debería considerar seriamente obtener un reemplazo en lugar de perder tiempo y dinero en reparaciones.

Conducir con un TCM defectuoso

Muchas personas se sienten tentadas a conducir con un módulo de control de transmisión defectuoso o defectuoso después de determinar los precios. Es posible que no se pueda conducir su automóvil si el módulo de control de la transmisión se daña o falla. El automóvil puede averiarse o solo tener 1 o 2 marchas en funcionamiento. Es posible que el automóvil no ofrezca el mismo nivel de rendimiento que se requiere para conducir con seguridad.

Los vehículos más modernos pueden entrar en “modo flácido”. Esto es cuando el vehículo identifica que tiene un módulo de control de transmisión defectuoso y deja de ser manejable. El TCM en tal caso requeriría reemplazo o reparación. El modo Limp es una característica de seguridad incorporada en la mayoría de los vehículos. En este caso, la computadora del automóvil activa la unidad de control de la transmisión o el motor para detectar la falla del automóvil.

Una vez que la unidad de control de la transmisión detecta la falla, el modo de emergencia hace que ciertos componentes secundarios se apaguen. Esto puede ser cosas sin importancia, como la electrónica y el aire acondicionado. Pero, el modo de emergencia también puede hacer que el automóvil vaya más lento. Este modo es una señal directa de un TCM defectuoso. A veces, el modo de emergencia y la luz de verificación del motor ocurren simultáneamente.

Esto suele ser cuando hay un problema con el cableado de transmisión. El bajo rendimiento y el bajo impulso son algunos otros síntomas del modo de emergencia. Estos están nuevamente relacionados con sensores de motor defectuosos y componentes defectuosos del motor. Estos dos signos generalmente se deben a un cableado defectuoso del sistema de frenos o del motor.