7 síntomas de una mala correa de distribución (respuesta)

7 síntomas de una mala correa de distribución (respuesta)

Síntomas de una mala correa de distribución

Muchos propietarios de automóviles están familiarizados con el importante reemplazo de rutina de la correa de distribución de su motor. Las correas de distribución deben reemplazarse a cierta edad o kilometraje debido a la forma en que están construidas. El material de goma firme está hecho de cuerdas reforzadas con nailon que contienen dientes. La goma es fuerte, pero no dura para siempre y eventualmente se vuelve más débil con la edad o el uso como todos los artículos de goma.

¿Cuáles son los síntomas de una mala correa de distribución y las razones para reemplazarla? La razón para reemplazar la correa de distribución de su motor con regularidad es debido a la tensión a la que se somete con el tiempo, lo que hace que se desgaste lentamente. No es un trabajo fácil para un mecánico de bricolaje intentar simplemente intentarlo. Es un trabajo que requiere precisión y conocimiento para mantener el motor funcionando saludablemente y evitar fallas prematuras. Afortunadamente, no hay escasez de profesionales listos para ayudar en un taller de reparación de automóviles de confianza cerca de usted.

Algunos propietarios no siguen los intervalos de mantenimiento correctos y reemplazan la correa de distribución de sus automóviles a tiempo. Si esto sucede, los costos de reparación para reparar un automóvil con una correa de distribución rota pueden ser varias veces más altos que si solo hubieran pagado para reemplazar la correa.



¿Qué hace una correa de distribución?

Síntomas de una mala correa de distribución

La correa de distribución se compone de dientes que se colocan de forma correcta y apretada alrededor de varias poleas del motor, además del cigüeñal y el árbol de levas. Las correas de distribución están diseñadas de esta manera para que sincronicen la rotación del cigüeñal y el árbol de levas, que regulan el ciclo del motor. El cigüeñal gestiona el movimiento de los pistones, y el árbol de levas abre y cierra las válvulas.

La correa de distribución es tan esencial para el rendimiento de un motor porque controla la sincronización del cigüeñal y el árbol de levas, al igual que el trabajo de un director de orquesta, que hace que una orquesta toque a tiempo y correctamente.

¿Puede una correa de distribución estropear tu motor?

Los dientes de la correa de distribución de goma desempeñan una tarea vital para mantener el ciclo de cuatro tiempos del motor funcionando en el orden correcto. Para elaborar, si la correa de distribución se rompiera, no estaría abriendo y cerrando las válvulas de los cilindros en el momento correcto para que ocurra la cantidad correcta de combustión dentro del motor.

También podría dañar el motor en un motor de interferencia, lo que provocaría una costosa reconstrucción del motor o un reemplazo completo del motor. Algunos automóviles están equipados con un motor sin interferencias, lo que significa que los pistones y las válvulas del motor no chocan entre sí cuando se rompe una correa de distribución. Sin embargo, incluso si su automóvil tiene un motor sin interferencias, no le recomendamos que ignore los intervalos de reemplazo de la correa de distribución.

Hemos recopilado los síntomas a tener en cuenta cuando se produce una mala correa de distribución. En cualquiera de estos escenarios, le recomendamos que haga que un técnico automotriz inspeccione su automóvil lo antes posible.

  • Fallo de encendido del motor: un síntoma a tener en cuenta si una correa de distribución se desgasta es si se sale de los engranajes y cae sobre el árbol de levas. Hará que uno de los cilindros se abra y se cierre demasiado pronto.
  • Es fácilmente uno de los síntomas que produce el mejor resultado aquí porque una falla de encendido sirve como una advertencia de que todavía existe la posibilidad de que pueda reemplazar la correa de distribución antes de que se rompa y cause daños irreparables.
  • Marcha lenta o brusca del motor: muchos automovilistas entienden que es necesario reemplazarla periódicamente debido al diseño de la correa de distribución de goma. Lo que no se entiende tan bien es lo que le puede pasar a los dientes de la correa cuando envejecen o se desgastan. Si la correa de distribución se deja encendida durante demasiado tiempo sin reemplazarla, los dientes pueden debilitarse o incluso caerse.
  • Esto significa que los engranajes que los dientes de la correa de distribución están destinados a controlar podrían dejarse a su suerte. Los dientes sueltos podrían caer sobre los engranajes y provocar un ralentí irregular. También podría conducir a una sincronización mediocre del árbol de levas y provocar que el motor se cale.
  • Humo del motor o del escape: en climas fríos, es natural ver vapor de agua o 'vapor/humo' saliendo del sistema de escape de un automóvil hasta que el motor se calienta. Si su automóvil muestra demasiado humo por el escape, podría deberse a la correa de distribución.

Las correas de distribución mantienen el control de la forma en que funciona un motor. Los cilindros están diseñados con dos orificios que permiten la entrada de aire y la salida de los gases de escape. Los orificios sincronizados se abren y cierran según la forma en que se mueven los cilindros y gira el árbol de levas.

Tan pronto como la correa de distribución se rompe, el funcionamiento sincronizado de los orificios en los cilindros se detiene y los gases de escape saldrán en los momentos equivocados, lo que provocará que salga una gran cantidad de humo por el escape.

  • Caída de presión de aceite: este síntoma es el segundo síntoma más grave que experimentamos en caso de falla de la correa de distribución. Si la correa de distribución se rompe, los fragmentos del árbol de levas que está diseñado para girar podrían romperse y caer en el cárter de aceite. Esto provocará una caída en la presión del aceite y podría provocar una falla del motor. Por lo general, la única forma de corregir esto es si el motor se reconstruye o reemplaza.
  • Pistones y válvulas rotas: este síntoma es el peor que se puede experimentar con un motor de interferencia en el caso de una correa de distribución rota y, a menudo, es el más común.

Cuando la correa de distribución se rompe, la rotación sincronizada del cigüeñal se detendrá, pero seguirá girando. El problema es que el cigüeñal seguirá girando los pistones y los chocará con las válvulas abiertas, dañando ambos en el proceso.

La mayoría de las personas no saben qué buscar cuando se rompe una correa de distribución porque es posible que escuche un ruido y luego pierda energía, lo que podría deberse a varias cosas.

A menos que tenga la suerte de notar que esto sucede y pueda apagar el motor de inmediato para evitar daños en los pistones y las válvulas, es poco probable que su motor funcione hasta que se repare o reemplace. Un motor nuevo o una reconstrucción probablemente sea la reparación más costosa que encuentre con un automóvil y, en muchos casos, es una reparación poco económica.

¿Cuándo se debe reemplazar una correa de distribución?

La mayoría de los fabricantes adaptan sus propios motores a sus automóviles, por lo que los intervalos de la correa de distribución varían y le recomendamos que siga el programa del fabricante. Algunos intervalos de la correa de distribución requieren cambios cada cuatro, cinco o incluso diez años. Si bien algunos intervalos se ejecutan junto con los intervalos de tiempo, y si cubre un cierto kilometraje antes, aún debe cambiarlo antes de la fecha de vencimiento.

Sin embargo, siempre siga el horario y nunca lo deje al azar. La molestia y el gasto de un motor dañado no justifican el riesgo y el costo de reemplazar la cadena de distribución en el intervalo correcto.

¿Cuánto cuesta cambiar la correa de distribución?

El costo de una correa de distribución nueva es una pequeña fracción del costo total de mano de obra para instalarla. En algunos casos, el cinturón costará $50 o incluso menos. Los cargos de mano de obra por hacer el trabajo oscilarán entre $ 250 y $ 450, y algunos talleres de automóviles cobrarán incluso más. Además de esto, espere que se agreguen extras como impuestos y tarifas. No se haga ilusiones de que los reemplazos de correas de distribución son baratos, razón por la cual algunas personas posponen cambiarlas en los intervalos correctos. No recomendamos retrasar los intervalos de la correa de distribución, ya que podría pagar miles de dólares por un motor nuevo.

Sin embargo, algunos reemplazos de correas de distribución son más baratos porque son fáciles de acceder, desarmar y volver a armar. Los tipos de automóviles más asequibles para reemplazar la correa de distribución son los automóviles económicos más pequeños porque a menudo están equipados con motores más pequeños. Esto significa que requieren menos mano de obra, por lo que paga menos cuando está hecho. Podría pagar alrededor de $ 300 para instalar una correa de distribución en un automóvil más pequeño.

Aunque si conduce un automóvil con un motor grande, como un automóvil deportivo, un SUV o una camioneta, pagará más para reemplazar su correa de distribución. Espere pagar $ 500 o incluso más si se trata de un vehículo más grande o uno con un motor grande.

Cada pocos años, cuando vence el reemplazo de la correa de distribución, se le recordará (o se le informará, si tiene fugas) que también se debe reemplazar la bomba de agua del automóvil. La bomba de agua es un elemento reparable y, a veces, puede provocar una fuga en cualquier momento, en algunos casos justo después de que alguien haya cambiado la correa de distribución (debido al efecto que tiene el refrigerante en el caucho, lo que nuevamente corre el riesgo de fallar la correa de distribución). Significa que deberá volver a cambiar la correa de distribución del automóvil, junto con la bomba de agua. Se estima que costará $ 200 adicionales tener una bomba de agua equipada con la correa de distribución; definitivamente es una buena práctica cambiarlo en los intervalos correctos.

¿Qué incluye el cambio de correa de distribución?

Reemplazar la correa de distribución no es un trabajo para la mayoría de los mecánicos de bricolaje. Por lo general, solo los mecánicos profesionales capacitados asumirán este trabajo en un taller de reparación de automóviles, y no le recomendamos que intente esto en casa a menos que tenga mucha experiencia cambiándolos para ganarse la vida.

Un mecánico obtendrá acceso a la correa de distribución y las poleas quitando todas las cubiertas del motor y de distribución. Una vez visibles, se pueden inspeccionar la correa de distribución, la bomba de agua y las poleas para ver si es necesario reemplazar algo más. Una vez que se quita la correa de distribución, se desechará y se reemplazará. Es normal que el mecánico reemplace los tensores, las poleas y la bomba de agua. Luego, el mecánico se asegurará de que todos los pernos estén apretados con el par de apriete correcto y, cuando todas las cubiertas vuelvan a colocarse en su lugar original, el motor podrá arrancarse y probarse. El mecánico sabrá que el trabajo está completo después de buscar un motor que funcione perfectamente y que funcione en el tiempo correcto.