6 síntomas de un regulador de presión de combustible defectuoso

6 síntomas de un regulador de presión de combustible defectuoso

Cuando enciende su vehículo, espera que todo funcione sin problemas. Pero cuando nota que su motor no está funcionando como debería, es hora de profundizar un poco más.

Un posible problema podría ser un mal regulador de presión de combustible. Pero ¿Qué es exactamente un regulador de presión de combustible? , y ¿cómo sabes si necesitas uno nuevo? Responderemos todas esas preguntas y más aquí.

¿Qué hace un regulador de presión de combustible?

La ECU del motor puede decirle a su vehículo cuánto combustible necesita en un momento dado, pero es el regulador de presión de combustible el que realmente hace el trabajo.

En los reguladores de presión de combustible mecánicos, hay un diafragma que se ajusta con los cambios en el vacío, mientras que los vehículos más nuevos tienen un regulador de presión de combustible eléctrico. De cualquier manera, el trabajo sigue siendo el mismo, enviar la cantidad correcta de combustible por los rieles de combustible, a los inyectores y a la cámara de combustión.



Los 6 síntomas principales de un regulador de presión de combustible defectuoso

Si bien los fallos de encendido del motor y la disminución de la potencia son los problemas más comunes asociados con un regulador de presión de combustible defectuoso, no es lo único que debe tener en cuenta. Lo más probable es que, si tiene un regulador de presión de combustible defectuoso, tendrá más de uno de estos síntomas.

1. El motor falla o disminuye la potencia

Si tu motor no está recibiendo suficiente combustible, entonces no es de extrañar que notará una disminución en la potencia y un aumento en las fallas de encendido del motor. Dependiendo del problema con el regulador de presión de combustible, esto puede presentarse de varias maneras.

Podría notar una falta de respuesta si el regulador de presión de combustible no se abre por completo, o podría notar problemas intermitentes si ocasionalmente se atasca. Pero una cosa es segura, si nota una disminución en la potencia del motor o tiene fallos de encendido, es hora de seguir investigando.

2. Disminución de la eficiencia del combustible

Si su regulador de presión de combustible está vertiendo demasiado combustible en la cámara de combustión, entonces no es de extrañar que notará una disminución en la economía de combustible. Y el hecho de que haya combustible adicional en la cámara de combustión no significa que obtendrá más potencia.

Sin suficiente aire para mezclar con el combustible, en realidad conducirá a una caída en la potencia, incluso mientras quema combustible adicional. La disminución de la eficiencia de combustible de su vehículo puede variar según el problema específico con su regulador de presión de combustible.

Pero tenga en cuenta que si tiene un regulador de presión de combustible defectuoso, gastará más dinero en combustible hasta que lleve su vehículo al taller o cambie la pieza usted mismo.

3. Fugas de combustible

Fugas de combustible

Si notas un olor a combustible proveniente de su vehículo, debe investigar de dónde proviene de inmediato. La fuga de combustible es un peligro importante para la seguridad y una posible causa es el regulador de presión de combustible.

Tanto el diafragma como los sellos pueden tener fugas y, si lo hacen, tendrá problemas. Un regulador de presión de combustible con fugas no solo creará un peligro para la seguridad, sino que también creará problemas de rendimiento.

4. Humo de escape negro

Si el regulador de presión de combustible envía demasiado combustible a la cámara de combustión, el escape se volverá negro. La razón de esto es simple, el combustible se quema negro. Si bien el convertidor catalítico puede limpiar algo de eso, no puede mantener el ritmo cuando hay más combustible.

Como resultado, el escape se volverá negro y, en general, habrá más escape. Ahora solo notará toneladas de humo de escape negro si el regulador de presión de combustible arroja constantemente combustible adicional en la cámara de combustión. Pero incluso si ve un escape más oscuro o mucho escape adicional, podría indicar un problema.

Sin embargo, tenga en cuenta que el clima más frío también dará como resultado un escape más visible.

5. El coche no arranca

Dependiendo de qué tan roto esté el regulador de presión de combustible, es posible que no pueda hacer que su vehículo arranque en absoluto. Por ejemplo, si el regulador de presión de combustible está completamente cerrado, no tendrá combustible en la cámara de combustión para que arranque el motor.

Si bien es probable que un automóvil que no arranca se deba a una batería o un motor de arranque, si todo gira como debería y el batería tiene mucha potencia, entonces su vehículo podría tener un problema de combustible.

6. Bujías negras

Si nota que las bujías tienen toneladas de hollín después de sacarlas, eso es una indicación de que hay demasiado combustible en la cámara de combustión. Así como el humo del escape se vuelve negro, todo ese carbón también se quema en negro en la cámara de combustión.

La única diferencia es que la cámara de combustión está mucho más caliente que el escape, por lo que con el tiempo, el carbón negro se quemará en el escape. Si bien por lo general se puede fregar, las bujías son lo suficientemente baratas como para que, por lo general, sea mejor simplemente reemplazarlas.

Costo promedio de reemplazo

Costo promedio de reemplazo

Si reduce el problema al regulador de presión de combustible, necesita saber cuánto costará reemplazarlo. Ya sea que lo lleve a la tienda y no quiera que lo estafen, o si está buscando ahorrar unos cuantos dólares haciéndolo usted mismo, es mejor saber en qué se está metiendo.

El costo promedio para que un taller de reparaciones reemplace un regulador de presión de combustible es de $250 a $300. Si bien esto puede variar ligeramente según lo que conduzca y a dónde lleve su vehículo para repararlo, esta es una buena base de referencia.

Sin embargo, si tiene conocimientos de mecánica y busca reemplazarlo usted mismo, le costará alrededor de $ 150 en piezas. Tenga en cuenta que es posible que deba purgar el sistema de combustible después de completar las reparaciones, ya que es posible que haya ingresado aire al sistema o puede ingresar al sistema mientras se realizan las reparaciones.

Todo lo que tendrá que hacer es romper algunas líneas de combustible después de cambiar las piezas, pero si no sabe lo que está haciendo o no espera que surja, puede ser un dolor de cabeza inesperado.