5 razones por las que tu coche huele a goma quemada

5 razones por las que tu coche huele a goma quemada

Si nota un olor a quemado en su automóvil, debe detenerse y prestar atención. Porque si algo huele a quemado, lo más probable es que lo esté.

Pero si bien identificar el olor es fácil, rastrear exactamente de dónde proviene es un poco más desafiante. Entonces, suponiendo que no te estés quemando, ¿qué podría estar causando ese olor a goma quemada en tu auto? Siga leyendo para conocer las cinco causas más comunes.

1. Frenos atascados/Conducción incorrecta

Con mucho, la causa más común de un automóvil que huele a goma quemada es un automóvil con frenos o un conductor que los está manejando demasiado duro. Sí, sabemos que su vehículo no tiene frenos de goma, pero los dos olores se confunden fácilmente.

  • Si los frenos están atascados, deberías sentir un arrastre mientras conduces.
  • Tendrá que aplicar una aceleración adicional para moverse y mantenerse en movimiento, y eso nunca es una buena señal. Comience por revisar el freno de estacionamiento, ya que a menudo no está completamente desconectado.
  • Si ese no es el problema, entonces sus frenos tienen un problema más profundo que debe investigar.
  • Si es un mecánico experimentado, puede mirar las pinzas y los pistones para ver si hay algún problema. Si no es así, deje que un técnico experimentado eche un vistazo.

Sin embargo, antes de conducir al taller de reparación, verifique que no se deba a una técnica de conducción incorrecta. Si está utilizando los frenos con demasiada frecuencia sin darles un descanso, podría provocar que se sobrecalienten y generando un olor a quemado.



Esto es especialmente común en descensos pronunciados, ya que los conductores luchan por mantenerse en los límites de velocidad aprobados y pueden desgastar rápidamente los frenos. Si bien es más común para los vehículos más grandes, y es por eso que tienen rampas de escape para camiones, si pisa los frenos con demasiada fuerza, le puede pasar a cualquier vehículo.

2. Embrague dañado/Conducción incorrecta

Cualquiera que haya enseñado a los nuevos conductores cómo conducir un vehículo con palanca de cambios está familiarizado con el olor de un embrague quemado. Es extremadamente común para los nuevos conductores porque si no presiona completamente o suelta el embrague en el momento adecuado, genera demasiada fricción y comienza a quemarse.

Una vez más, este no es un verdadero olor a goma quemada, pero es increíblemente similar. Si bien técnicamente podría tener un embrague dañado, es relativamente raro. Un conductor sin experiencia casi siempre provoca el olor.

Pero si está seguro de que ese no es el problema, puede hacer que un mecánico experimentado lo revise o reemplace el embrague.

3. Correa atascada o dañada

Correa atascada o dañada

Uno de los pocos problemas que en realidad puede estar quemando caucho en su vehículo es la correa de transmisión o las correas de accesorios. Puede encontrar los cinturones en el compartimiento del motor de su vehículo y manejan toneladas de componentes en su vehículo.

Pero si el cinturón genera un olor a quemado, eso significa que probablemente esté atascado o dañado. Si es la correa de transmisión principal, esto puede generar muchos problemas, incluido un motor sobrecalentado, baterías descargadas e incluso una pérdida de dirección asistida.

Mientras tanto, si se trata de un cinturón de accesorios, el impacto es un poco menos severo, siempre que el cinturón no interfiera físicamente con otros componentes. Una correa de accesorios atascada o dañada puede provocar la pérdida del aire acondicionado u otro componente similar.

Si tiene una correa atascada o dañada, una inspección física de la parte delantera del motor generalmente puede ayudarlo a identificar el problema.

4. Fugas de fluidos

Cuando los fluidos de su vehículo permanecen donde se supone que deben permanecer, generalmente no se perciben olores extraños. Pero si su vehículo tiene una fuga, esos fluidos pueden depositarse en componentes extremadamente calientes, y cuando se queman, esto puede generar un olor terriblemente similar a la goma quemada.

Si tiene fugas de fluidos, debe localizar la fuente de la fuga y repararla lo antes posible. Y por mucho que nos gustaría reducirlo aquí, realmente podría ser casi cualquier cosa. El aceite del motor, el anticongelante, el líquido de la dirección asistida y el líquido de la transmisión pueden tener fugas y crear un olor a quemado.

5. Corto eléctrico

Si hay un cortocircuito eléctrico en algún lugar del sistema, generará una tonelada de calor. Y aunque es poco probable que un cortocircuito eléctrico realmente derrita el caucho, ya que el caucho es un excelente aislante, podría estar derritiéndose.algo.

Los fusibles derretidos son relativamente comunes, pero cualquier cosa contra la que roce el cortocircuito podría estar causando el olor.

Otras causas potenciales

Si bien ninguna de estas causas olerá exactamente como goma quemada, olerán como si algo se estuviera quemando. Entonces, si ha descartado las otras causas más probables, consulte estos posibles problemas.

Los fluidos viejos pueden generar un olor a quemado incluso si están justo donde se supone que deben estar. Siempre que esté en los intervalos de servicio, está listo para comenzar, pero si se saltó algunos cambios de aceite o descargas de fluidos, este podría ser el problema.

Otro gran problema viene con el aire acondicionado y la calefacción. Si cualquiera de estos problemas es el problema, solo lo notará cuando encienda la calefacción o el aire acondicionado, respectivamente. Si nota un olor a quemado cada vez que enciende el aire acondicionado, es muy probable que necesite reemplazar el compresor.

Hay toneladas de componentes móviles dentro del compresor, y si se frotan entre sí mientras se mueven, generarán una tonelada de calor y olor a quemado.

Sin embargo, si solo nota el olor a quemado cuando enciende la calefacción, debe verificar dos veces las rejillas de ventilación. Te sorprendería lo que encuentran los mecánicos en esas rejillas de ventilación, desde dulces hasta trapos, todo lo que se atasca en las rejillas de ventilación cuando comienzas a bombear calor puede comenzar a quemarse.

El punto final

Pensamientos finales

Si nota un olor a quemado en su vehículo y no puede rastrear su origen, es hora de llevar su vehículo al taller. Si bien a ninguno de nosotros nos gustan los gastos inesperados, ignorar algo que se está quemando solo conducirá a reparaciones más costosas en el futuro.

Por lo tanto, haz lo mejor que puedas con las recomendaciones anteriores, pero si no puedes encontrar el problema, llévaselo a alguien que pueda.